Buscar

"La casa encantada" - una enriquecedora reflexión de Joaquín Gallego.

Hace unos meses Joaquín Gallego visitó mi casa-estudio y escribió unas bonitas palabras en su blog. Hoy quiero agradecerle muy especialmente sus líneas pues, sin saberlo, con ellas ha motivado toda una reflexión y un cuerpo nuevo de trabajo que pronto espero compartirles. ¡Gracias, Joaquín!


LA CASA ENCANTADA
Tuve que ir dos veces para encontrar la casa encantada. La primera, la frontera de los muros no pude traspasar. La segunda, siguiendo unos pasillos oscuros y laberínticos, llegué a la casa. La vivienda estaba con sus paredes blancas, ocupadas por dibujos en ellas, surgidas de lapiceros invisibles. Pero no eran obras sobre papel, sino en el propio lienzo del muro, la pared era el cuaderno, gigante, que te engullía en todo ese mundo fantástico, en esa vegetación surgida de la grieta física de la pared, de la herida emocional. La maga estaba ocupando el espacio, esperándome para con sus dulces palabras introducirme en ese país íntimo y enorme, aunque pequeño de tamaño. Todo era en blanco y negro, todo, en un mundo onírico y real. Las líneas aparecían, donde las paredes eran lienzos.
© J. G. 2021

Los muros con dibujos que nacen a partir de pequeñas grietas en la pared. Este, mi preferido de toda la casa. © J. G. 2021